Actividades en Girona: Planes, aventuras, experiencias...

Qué ver en Cadaqués

Visitar el Parque Natural de Cabo de Creus

Visitar el Cabo de Creus

La península del Cabo de Creus constituye el último contrafuerte de los Pirineos en el extremo oriental de la península Ibérica. Comprende varios municipios, entre ellos, destacan: Cadaqués, El Port de la Selva, Selva de Mar, Llançà, Vilajuïga, Pau, Palau-saverdera y Roses.

Fueron muchos los esfuerzos para poder conseguir la protección de este espacio y fue en 1998 cuando se creó definitivamente, siendo el primer parque marítimo –terrestre del país. Congregando a unas 11.000 hectáreas terrestres y unas 3.000 marinas.

En cada pueblo encontraremos el punto de información del parque, pero especialmente a destacar por ser el centro del parque, el Palacio de l’Abat, situado en el monasterio de Sant Pedro de Rodes, perteneciente a la población vecina del Port de La Selva. Fácilmente se llega por la Nacional 260 hasta Llançà. Desde allí se toma la comarcal que llega hasta Cadaqués y el Cabo de Creus y que tiene un desvío que lleva a Sant Pere de Rodes.

Calas perdidas con encanto en Cadaqués

Calas perdidas con encanto en Cadaqués


Valores naturales

El parque se caracteriza por una compleja orografía. En el existen tres áreas naturales  de especial interés nacional: la primera al norte de la península que va de Cap Gros al mismo Cabo de Creus, esta contiene una reserva natural  integral (Maça Major y s’Encalladora). La segunda al sur, la de la punta Falconera en el Cabo de Norfeu (está también es reserva natural integral), y la tercera es la Sierra de Rodes, en los municipios de Selva de Mar, Palau-Savardera y Roses. Esta última se alza en el territorio hasta el punto más alto del parque (720 m), se encuentra el Castillo de San Salvador de Verdera, que si el día es claro, se puede apreciar una vista aérea extraordinaria, contemplando los 360º del Ampurdan.

Los cimientos de este lugar reposan sobre niveles geológicos de más de 450 millones de años. Sobre terrenos graníticos y esquistosos, de rocas calizas metamorfoseadas en mármoles muy duros y pizarra,  presenta una gran diversidad botánica.  La vegetación dominante de matorrales y formaciones arbustivas. La vegetación arbórea más común es el pino y la encina, y la arbustiva, la estepa, el lentisco y la coscoja.

La calidad biológica, geológica y paisajística des este lugar es extraordinario. Puede bien considerarse de una configuración geológica, única en el mundo, por su riqueza vegetal en la que coexisten elementos del mediterráneo  con el continental, así pues, dando lugar a especies extrañas, algunas de ellas endémicas.

La fauna de este lugar es de interés natural por el notorio flujo de aves migratorias. En sus acantilados podemos observar el águila perdicera, el halcón peregrino o el búho real y como aves propiamente marinas encontramos diversas especies de gaviotas, el cormorán moñudo, las pardelas,  o los charranes.

Uno de los privilegios de este parque son sus aguas: limpias y puras, y la riqueza de la vida submarina, con especies como los corales y praderas de algas. Podemos considerar este lugar como uno de los mejores sitios de España para bucear. El bogavante y la langosta, junto con el sargo, la oblada, la salema, el cabracho y el mero son los peces y crustáceos que suelen habitar estos parajes marinos.

Culmina con una extraordinaria belleza paisajística: agreste, diversa y multicolor. La erosión de las rocas por la furia del viento y el oleaje, han creado lugares abruptos y salvajes. Acantilados con rocas de gigantescas, colocadas como un mosaico de colores, cuevas, islotes y calas recogidas.  No es de extrañar que el pintor Salvador Dalí, viera en este lugar la fuente de su  inspiración.


Organizar la visita

Las excursiones que podemos hacer son de diversa índole, desde recorrer el parque por la carretera y observar su belleza parando en diversos puntos, en bicicleta existen muchos caminos recuperados de los antiguos granjeros que vivían en mansos y masías que  hoy día han sido abandonados, otra opción realmente recomendada es pasear a pie, porque los rincones que este parque esconde son realmente extraordinarios y merecen su descubrimiento personal.

Cabe destacar que muchos de ellos están bien indicados.


¿Te gustó este reportaje?

Haz click en una estrella para votar

Nota media 5 / 5. Recuento de votos 1

Reportajes relacionados
Qué ver en Cadaqués

Dalí en Cadaqués, visitas recomendadas

Qué ver en Cadaqués

Ruta a pie por el pueblo de Cadaqués

Qué ver en Cadaqués

Calas perdidas con encanto en Cadaqués

Qué ver en Cadaqués

Visitar el Monasterio de Sant Pere de Rodes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *